Archivo de la categoría: historia del diseño

Butaca Torres Clavé, identidad mediterránea.

Hay objetos que traspasan la historia y llegan al presente, cargados de valor y simbolismo, La butaca Torres Clavé tiene una identidad doble, por su origen puramente mediterráneo, basada en la tradición artesanal y por ser una pieza emblemática en un momento histórico. En el año 1934, el arquitecto Josep Torres Clavé creó esta butaca, inspirada en los “cadirats” populares ibicencos. Utilizada para amueblar el prestigioso Pabellón de la República Española en la Exposición Internacional de París en 1937 al lado de obras tan reconocidas como el Guernica de Picasso, la fuente de mercurio de Alexander Calder o el Pagès Català de Joan Miró.

armchair-torres-clave-m114-01

La butaca Torres Clavé combina una estructura de madera de roble con asiento y respaldo tejido con cuerda de manufactura artesanal. Actualmente es un mueble imprescindible en los espacios de interiorismo, en los ambientes modernos aporta el atractivo natural de la madera y su confección manual, resulta una presencia agradable y perfecta, un contrapunto diferenciado y emblemático.

armchair-torres-clave-m114-03 cc-nau-gaudi-m114-02

La Torres Clavé es una butaca adecuada para espacios diferentes, tanto para el hábitat como las hostelería, recepción, salas de estar, en bibliotecas y espacios de carácter singular. Su comodidad y confort son también características que la hacen adecuada para el descanso o para el placer de la lectura.  Forma parte de la colección Permanent Collection of the Museum of Design in Barcelona, 1994.

cc-ateneu-01

http://www.byhome.eu/butacas-13/butaca-torres-clave

http://mobles114.com/clasicos/clasicos/butaca-torres-clave.html#sthash.tbd5ujSd.dpuf

Marquina 1961, unas aceiteras para no manchar.

Hay productos iconos por su diseño y aportación, uno de ellos es la aceitera-vinagrera de Rafel Marquina, todo un logro que consiguió innovar y cambiar las típicas aceiteras de siempre, ineficaces por su goteo, La mejora fue significativa y añadió valor a un producto de uso cotidiano, en las Marquina 1961 la forma y función se armonizan para conseguir un perfecto resultado y resolver el problema de las  manchas de aceite. La solución es sencillamente ingeniosa y útil, logrando un producto emblemático y original, cosa que ha hecho que sea unos de los productos más copiados del diseño español. No es solamente una reinterpretación, es un avance  sustancial, con un antes y un después, una prueba de como el diseño mejora y transforma la vida y la realidad. Las Marquina 1961 ha sido Delta de Oro AdiFad 1986 

classics-marquina-m114-01 1390513_587163208010728_1805614265_n MARQUINA.PROJNani Marquina fue diseñador, arquitecto y escultor catalán nacido en Madrid y residente en Banyoles. Es uno de los pioneros del diseño en nuestro país. Fue uno de los fundadores del Adifad y ha sido profesor en varias escuelas de diseño. Delta de Oro Adifad 1961

El pensamiento de Marquina sobre el diseño era de responsabilidad, de mejora social y de servicio: “si el diseño no responde a una necesidad es una frivolidad”.

Actualmente las aceiteras- vinagreras Marquina 1961 las comercializa Mobles 114.

http://mobles114.com/clasicos/clasicos/aceitera-marquina.html

Historia de una libreta famosa. Moleskine

La nueva gama de colores presentados para la famosa libreta Moleskine, es la escusa perfecta para contaros la historia de esta herramienta que ha servido de base de trabajo a pintores, escritores, músicos, etc de renombre. 

Reconocida por su color negro y su goma elástica agarrando sus hojas, ahora se lanza a la conquista del color, pero sobre todo usa el blanco como base.

Las nuevas libretas están disponibles en Europa a través de la tienda online Moleskine. Haz click aquí para acceder store.moleskine.com En el resto de tiendas, a partir de Julio 2013.

 

A continuación te contamos una breve historia de esta peculiar libreta y las historias de los personajes que más famosos que la han usado.

 

 

 

La historia de estas libretas es tan legendaria y está tan llena de mitos y verdades, que por lo mismo; ya no se sabe donde queda la delgada línea que delimita lo que es historia de lo que es ficción… Algunos dicen que Las Moleskines existieron mucho antes de que se convirtieran en un símbolo de identidad para muchos intelectuales y artistas; ya que su origen se remonta a un siglo atrás en el tiempo, donde se dice que en Francia, existió un pequeño taller que fabricaba estos famosos cuadernillos, (que se llaman de esa manera, porque así se le conoce a la tela con la que están forradas las pastas)y una vez elaborados, los distribuía entre las papelerías de París, a las que acudían los artistas y escritores internacionales de vanguardia.

 
Vincent Van Gogh.
 
Notas y bocetos de puño y letra de Van Gogh.

De este famoso pintor se conservan en el museo de Amsterdam, siete de estos cuadernillos. En la época en que él los usaba, las libretas Moleskine todavía no eran conocidas como tales, pero como una de esas libretas utilizadas por Van Gogh (y que se conservan todavía en ese museo),tienen una banda elástica alrededor y fue fabricada con características muy similares; por eso se dice que es una Moleskine; pero no se sabe si fue hecha por otro fabricante o si el artista la compró en otra papelería, pues como les decía en un inicio, en esos tiempos; este tipo de libretas era muy común que se comercializaran en toda Europa, pero no eran una marca exclusiva; se le llamaba así a cualquier tipo de libreta de ese tipo, por los materiales con los que estaban hechas.

Moleskine de Van Gogh conservada en el Museo del pintor en Amsterdam.
 
Pablo Picasso.
Estas dos páginas contienen las líneas de un extracto composición y la impresión de una flor collage de Picasso.

Este artista utilizó las hojas de su Moleskine para plasmar con colores y líneas todas las imágenes que tenía en su cabeza y que llegaban a formar parte de sus cuadros. Existe una anécdota muy padre que cuenta que en alguna ocasión un grupo de amigos españoles fue a visitar a Picasso, y que luego de que vieron sus cuadros, el pintor los invitó a comer a un restaurante. Todos aceptaron, y ya una vez ahí, durante la sobremesa, Picasso se entretuvo dibujando en su libreta y al marcharse pidió la cuenta, pero el mesero, luego de consultarlo con su jefe, al llevarle la nota al artista, le dijo que para él había sido todo un honor servirlo y que la cuenta corría por parte de la casa. Picasso no aceptó e insistió en pagarle; y entonces el mesero, al ver que no iba a aceptar la cortesía, le propuso que le diera entonces como pago los dibujos que había estado realizando en esa tarde en su Moleskine.

Cuaderno No. 40 de Cahier, apróximadamente 1906-1907.

“Usted traígame la cuenta” Como sabía él lo que valían sus bocetos…

Cuaderno No. 53 de Pablo Picasso, Junio-Septiembre, 1912.
 
Ernest Hemingway
 

En el primer ensayo de su libro “París era una Fiesta”, este escritor cuenta la historia de un cuaderno que lleva en uno de los bolsillos interiores de su saco, pero no está muy claro si es una Moleskine, ya que no ofrece una descripción detallada de la misma, pero en ese ensayo, en la parte donde se refiere a que llega a tomar un café en la Plaza Saint-Michel, es la base que la empresa Mode&Mode (actual fabricante de estas libretas), se basa, para decir que si se trataba de una Moleskine.

Bruce Chatwin
 


Este escritor y viajero fue quizá quien más fama le dio a estas libretas. Él las utilizó durante sus múltiples viajes para dejar constancia de sus aventuras. Dicen que Chatwin las compraba en una pequeña librería de París donde las fabricaban a mano, pero en 1986 el fabricante que elaboraba las Moleskine, murió y por quedó cerrado el taller familiar. (eso sin contar que el dueño de esa fábrica se llevó a la tumba el secreto); así que para mediados de esa década, conseguir una Moleskine era cada vez una hazaña más difícil.

En su libro; “Los Trazos de la canción”, este hombre cuenta también la historia de un pequeño cuaderno negro, y siendo aún todavía más visionario, Chatwin visitó a la dueña de la papelería en Rue de l’ Ancienne Comédie, donde acostumbraba comprarlos y se llevó todas las que pudo comprar.

Gracias a eso, en 1987 un pequeño impresor en Milán, Italia, recuperó la tradición de elaborarlos y los renovó sin perder la extraordinaria tradición que los caracterizaba. Por eso se dice que las Moleskine que existen en la actualidad están basadas en las descripciones del propio Chatwin.

Así se ve una Moleskine nueva y cuando ya ha sido usada.

 

Paul Bowles

 

Este viajero, escritor y compositor es la encarnación perfecta de algunos de los mitos más difundidos del Siglo XX.
Una de las películas del famoso director Bernardo Bertolucci, está basada en una de las novelas de Bowles. Pero antes de que comencemos a divagar entre estas historias, Paul Bowles utilizaba su libreta Moleskine para realizar anotaciones relacionadas con sus composiciones y dibujaba pequeños pentagramas, tal como se aprecia en esta última fotografía de una Moleskine que se encuentra en la biblioteca de la Universidad de Delware, en el Departamento de Colecciones Especiales.

Estas son sólo algunas de las libretas más famosas, pero existen  muchas otras, ya que las Moleskine, más allá de ser un objeto que se convirtió en un ícono para artistas e intelectuales es todo un estilo de vida.

En la actualidad quien elabora estas libretas es la empresa italiana Mode&Mode y hay de todos los estilos inimaginables: pasta dura, pasta flexible, con bolsita, de colección, ediciones especiales, etc.

Lo bueno de estas libretas es el tipo de papel, y que están como empastadas de una manera que no se rompen las hojas.  A nosotros lo que nos fascina de estas libretas son todas las historias que te pueden contar, con sólo hojearlas, te regalan la posibilidad de atrapar pedacitos de lugares, memorias y momentos…

 
En la actualidad, mucha gente usa las libretas Moleskine, hay quienes crean verdaderas obras de arte adentro de sus hojas, y hay también exposiciones itinerantes en museos de Nueva York, Tokio Europa en las que se exhiben además de algunos de los cuadernillos como los que mencionamos al principio; los bocetos de arquitectos, o simples diseños de gente que ha hecho de esta herramienta de papel y pasta gruesa todo un estilo de vida.
También en el cine a tenido protagonismo, en películas como Indiana Jones, Diarios de Motocicleta, Danza con Lobos y Siete Años en El  Tibet.
Seguro que después de leer este post quieres tener una Moleskine en tus manos. Seguro que la llenas de cosas fantásticas! ; )
Feliz viernes!
Información vista en paginassueltasydecolores.com

 

¿Quién diseño… la cabina telefónica de Londres?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

via wikimedia commons

En 1912 la Oficina General de Correos empezó a hacerse cargo del  servicio de telefonía del país, para dar un mayor servicio, se instalaron por toda Gran Bretaña cabinas, allí conocidas popularmente como quioscos.

 

Las primeras cabinas K1, que así eran conocidas (quiosco 1) distaba mucho de la cabina que conocemos en la actualidad: color blanco y puertas y ventanas pintadas en rojo, este último color es identificativo del correo inglés.

k1

 

Todavía se conserva un ejemplar, en uso, instalada en el Mercado Trinity de la ciudad de Kingston upon Hull (Condado de Yorkshire).

 

En 1924 aparece la cabina pintada totalmente de rojo. La K2 fue un diseño realizado por el arquitecto Sir Giles Gilbert Scott, quien ganó un concurso en el que se buscaba un estilo de quiosco telefónico mucho más acorde con la forma de ser británica.

modelo, K2

 

Después de la K2 se diseñaron varios modelos más, pero no fue hasta 1935, con motivo de la celebración del Jubileo del 25 aniversario de la coronación del Rey George V, que de nuevo Sir Giles Gilbert Scott diseña una nueva versión de cabina, la conocida K6, convirtiéndose en la que más fama y popularidad ha alcanzado y de la que se realizaron miles de quioscos que fueron distribuidos por toda Gran Bretaña y algunas colonias pertenecientes a la Commonwealth

modelo, K3

Diseño cabina K3

modelo, K4

Diseño cabina K4

modelo, K5

Diseño K5

 

modelo, K6

modelo, K6

A pesar de los intentos de modernización del diseño: K7, K8 y la posterior aparición de las compañías de telefonía privada, que colocaron su propia cabina, las K6 se han convertido en un icono para todos los que hacen turismo en la capital de Londres.
modelo, K7

modelo, K7
modelo K8

modelo K8